top of page
Publicar: Blog2_Post
Buscar

Una corta toma de aire, luego otra y luego otra llenan los pulmones de Mariana y el cerebro recibe la indicación precisa. Su entrenamiento ha sido constante, disciplinado y comprometido. Aprendió del célebre Herbert Nitsch que la madurez es una aliada importante bajo el agua y aunque está joven, sabe que su mente ya no será su enemiga. Desde que comenzó a practicar la apnea deportiva, en aquella piscina donde hizo el amor con su ex-novio, siente que si no fuera por esta alternativa para vencer la ansiedad, probablemente estaría encadenada a un químico que nublaría su innata habilidad para percibir la realidad, es decir, desperdiciaría su mayor talento.


Patricio, el aventurero mayor que está por despedirse, le inculcó el amor por la música y sembró en ella la disposición para que ella misma cultive su vocación artística, pero la carrera de músico profesional requería una constancia que ella misma decidió no profundizar porque la ocupó el miedo de la aceptación y las intransigencias del espejo con su autoestima.


Mariana conquistó su bienestar hace poco, luego de haber estado a punto de ahogarse en aquella desesperanza irreversible que es la depresión. Cuando vuelve a asomársele la melancolía, nuestra capitana la saca sin titubear con la interpretación libre y sin partituras del piano. Los ejercicios de respiración que aprendió de su entrenador le permiten frenar el avance vertiginoso de la ansiedad así como cuando empuja cada pedacito de marfil del piano que le regaló su padre, con la tersura de quien le quita una gota de rocío a un pétalo. En esos momentos es ella sin los miedos, en esos momentos el mundo entero y sus problemas dejan de existir.


La mayor de sus conquistas ocurrió hace menos de siete meses, cuando logró que su corazón latiera más despacio, ante un acontecimiento de aquellos en los que anteriormente habría despertado irrevocablemente la peor de las taquicardias. Esta medalla personal le permite ahora comandar al Gary MMIII en la misión que explora las Islas Galápagos. Sus jefes conocen muy bien su talento y las duras pruebas personales que ha superado, por eso le permitieron delegar, durante unos minutos, la comandancia del barco. Esta excepción le permitirá probarse de nuevo bajo el agua y batir un nuevo récord.


Lo primero que intentará hacer Mariana es comunicarle el logro a Santiago, su novio, un joven economista que finalmente aceptó desnudarse de su afán cotidiano para que la piscina del Hotel Quito colabore borrándole el nudo que lleva en el cuello, fruto del informe financiero pendiente.


El sol ya no ocupa con la misma potencia el cuerpo de Mariana. El traje la protege hasta el cuello y le permitirá desplazarse con mayor fluidez hasta el lugar donde permanecerá inmóvil. El empresario no termina de vencer su escepticismo y teme que tendrá que argüir incompetencia si el destino llegara a reclamarle heroísmo. Bebe un largo sorbo de su whisky y el recuerdo de los últimos instantes de la vida de su hija lo sacan por un instante del barco. El cáncer seguirá siendo el motor de su duelo.



En el Aeródromo Luis Estrada Ycaza, Patricio confirma: son las 2:53 pm. Tiene el tiempo suficiente para el otro vuelo. Toma aire y suspira con el corazón de nube que le ofrece el cielo.


-Mira, ese corazón lo dibujó mi amorcito linda que me espera en el cielo.


El ayudante no ve el corazón porque la nube le parece más un mango, pero asiente con la cabeza porque, aunque el afán le demanda diligencia, comprende la ternura que inspira al visitante. Ya sabe que el amor del pasajero es su esposa y que la hija de ambos se llama Mariana. Lo que no sabe es que el pasajero muy pronto será pájaro hacia la eternidad.


Conoce el milagroso final de esta historia acá: "Los infinitos" y accede al contenido Premium que tenemos para ti.

 

Por: Luis Felipe Jiménez Jiménez (1976), Julio de 2023.

© Todos los derechos reservados.

2 Comments


Triste historia, quedó ante la expectativa

No hay dolor más grande, que perder un hijo

Like
Unknown member
Jul 16, 2023
Replying to

Gracias por tu lectura, Tere. Vas a ver que en el capítulo final ocurre algo milagroso. Será muy bonito. Gracias por seguir la historia desde el comienzo.

Like
bottom of page