top of page
Publicar: Blog2_Post
Buscar

Por. Luis Fernando Arteaga* (1946)

 

-¿Qué piensas tú, si tu dama está tan niña? me preguntó José aquel día.


- No lo sé; no he tenido tiempo de pensar; lo que creo es que un día de ese 2014, pasó la vida por mi casa, me vio a través de la ventana y dijo:


-“No es justo que esta casa esté tan sola y su cuidador parezca triste”. Y sin pedirla, ese Septiembre la introdujo sin tapujos. Todos estos años #JuntosContamos una historia singular, donde la felicidad es la protagonista principal.


En esta vida hay muchos Josés, pero no importa, lo que importa es la niña que la vida un día me obsequió.

 

Texto para la convocatoria #JuntosContamos


*Luis Fernando Nació en Medellín hace 75 años. Es Tecnólogo de Sistemas y Electricista de profesión. Actualmente está pensionado. Dice con alegría: “soy un fan de la felicidad”. Es emprendedor digital y le gusta compartir lo que sabe sobre electricidad y sobre emprendimiento en las redes sociales, especialmente en su canal de Youtube.


Conoce más sobre Luis Fernando en su sitio web El Viejo LuisFer.

Suscríbete a su canal de Youtube donde aprenderás de manera sencilla varios tips sobre electricidad, entre otros temas.



4 comentarios


Íntimo y personal. 3 párrafos son suficientes para un mensaje contundente. Excelente. Gracias Fernando por compartir el relato.

Me gusta
Miembro desconocido
17 sept 2021
Contestando a

Así es, estimado Alejandro, tres párrafos que expresan todo el sentimiento y recrean lindo lo narrado.

Me gusta

Es una historia de reciprocidad: la niña que se asomó a la ventana propició las condiciones de justicia para que un cuidador triste llenara su vida con alguien a quien cuidar. Mutualismo creacional de la vida....

Muy profundo tu relato Luis Fer.

Me gusta
Miembro desconocido
16 sept 2021
Contestando a

De acuerdo contigo, una historia linda de amor donde la co-presencia revitaliza al destino. Gracias por tu lectura y el viejo Luis Fer seguro estará contento con tu mensaje. Gracias por compartir el relato de Luis Fernando y bienvenido a #ElRelatoDelDomingo, estimado Fede.

Me gusta
bottom of page