top of page
Publicar: Blog2_Post
Buscar

 

Accedí a conocer a Angélica para que mis padres dejaran de insistir. Al principio fue algo incómoda la cita que nos organizaron, pero después de unos minutos ya estábamos hablando con normalidad y así pasaron los meses después de conocer a la que ahora es mi futura esposa. Y sí, puede que sea lo que mi abuela llamaría “una buena moza” ya que es amigable, bonita, trabajadora, fértil, joven y de buena familia. Pero a mí no me llamaba la atención de esa manera, yo sólo la veía como a una amiga cercana. Claro está que sin importar mi opinión al respecto, mis padres nos comprometieron sin preguntar.


Habían pasado más o menos cuatro meses desde que la conocí y lo que toda mi familia llamaba “el día esperado”, muy a mi pesar, se acercaba cada vez más.


Un día, Angélica me dijo que había invitado a Jessica, su mejor amiga y a su futuro esposo, quienes también se casaban pronto. Yo accedí a reunirme con ellos de forma distraída ya que estaba hablando con mis amigos sobre la despedida de soltero que me organizaban para el día anterior a mi matrimonio. El timbre sonó y Angélica me dijo que Jessica y su prometido habían llegado.


Como buen anfitrión, me levanté y abrí la puerta para ellos, Jessica, a quien, como he dicho, había conocido unos meses atrás, me sonrió y dijo:


-¿Hola Nico, cómo has estado?


-¿Bien Jess y tú? -le respondí mientras la abrazaba delicadamente


-Bien también, Nico… ¿y dónde esta Ange?- preguntó mirando a su alrededor


-Creo que en el cuarto…ya viene


Ella asintió y luego miro al chico a su lado


-¡Oh se me olvidó! Nico, te presento a Julián, mi prometido y Juli te presento a Nicolás, el prometido de Angélica


Julián me miró y dijo:


-Un gusto, Nicolás


Extendió su mano hacia mí en forma de saludo


-El placer es mío, Julián- y acepté su mano, pero cuando la sostuve, un corrientazo me recorrió de pies a cabeza. Lo miré a los ojos desconcertado por lo sucedido. Fue una muy mala decisión. Sus ojos eran tan oscuros y profundos como la obsidiana, tan misteriosos como la niebla. No sé por qué, pero me quedé perdido en ellos; eran tan bellos que juro que podría quedarme mirándolo a los ojos durante un día completo.


Él pareció igual de perdido en mí que pensé que nos quedaríamos así unos minutos más, cogidos de la mano y mirándonos sin descanso… si no fuera por Angélica que bajó las escaleras y me sacudió el hombro.


-¡Eh! Nico, pero invítalos a sentarse en la sala.


Me sacó de mi ensoñación al instante y sacudí la cabeza como si me quitara un vicio


-Claro, pasen por favor, iré por unas bebidas. Fui directo a la cocina


¿Que mierda fue lo que pasó? Fue lo único que pude preguntarme mientras servía unas cervezas en vasos con hielo. Después de un rato, no podía parar de pensar en eso, mientras Angélica y Jessica conversaban animadamente sobre los preparativos de ambas bodas y yo fingía prestar atención. Pero con los pensamientos girándome en la mente y la mirada de Julián clavada en mí, no podía concentrarme ni en una pared blanca.


-¡Claro! Sería una excelente idea, nosotras hacemos nuestra despedida de solteras y Nico y Juli la de ellos… ¡juntos!


Me voltee a ver a Jessica quien sonreía con satisfacción ante esa idea


-No se me hace buena idea… comencé a protestar, pero fui interrumpido.


-Me gusta la idea, podemos juntar nuestros amigos en un bar o en un restaurante y hacerla ahí todos juntos. Un gran evento.


Julián me estaba mirando, esperaba una respuesta


Pero antes de que pudiera decir algo, Angélica respondió por mí:


-¡Claro! Nico, sería genial! ¿Cierto?

Yo sólo asentí y acerté a decir:


-Si, sería increíble. Sin embargo no lo pronuncié con un volumen de voz muy alto, pero se alcanzó a escuchar mi resignada respuesta.


Julián sonrió. Una sonrisa que me quitó el aire


La famosa “Eye Smile”, que realmente nunca me había llamado la atención, ahora se había vuelto mi favorita con solo verlo. Sus ojos formaban dos medialunas y su boca se curveaba de una manera adorable.


Julián era realmente guapo, eso era fácil decirlo, pero viéndolo sonreír así podría decir que era totalmente etéreo. Llegué a creer que tal vez hacer la despedida juntos no sería una mala idea, sin realmente saber que todo cambiaría.


Las semanas después de nuestro primer encuentro, Julián y yo estuvimos en contacto para cuadrar los detalloes de la despedida.


Al final acordamos hacerla en el bar “Irregular”, un bar VIP muy conocido en la ciudad e invitaríamos a nuestros amigos más cercanos, por mi parte invitaría a Daniel, Gabriel y Caleb y por su parte irían Marcos, Andrés y Lucas


Nos volvimos amigos cercanos gracias a la planeación de la despedida, me di cuenta que Julián era alguien muy amigable y acogedor, y aunque sus bromas fueran aburridas, siempre me sacaba una sonrisa.


El día de la despedida salimos a comprar algo de ropa con nuestras prometidas, pero al final ellas se fueron a buscar más ropa y nos dejaron tirados, así que decidimos ir a una cafetería para hablar.


Cuando se hizo de noche fuimos a alistarnos. No nos veríamos con nuestras prometidas hasta el momento solemnre del altar, al día siguiente en mi caso y en el de Julián, el día después de mi matrimonio.


Al llegar al bar vi que nos habían apartado una mesa cerca a la zona del barista para pedir lo que se nos antojara. Fui a la mesa para encontrarme con mis amigos y hablar de algunos temas realcionados con la boda.


Después de unos minutos llegó Julián y desde ese momento todo se alocó.


Tomamos y tomamos, demasiado en mi opinión, pero ahí estábamos sentados en nuestra mesa pidiendo una ronda más de aguardiente, mientras nos reíamos porque contábamos bromas sin sentido.


Creo que cuando todos se rieron de una broma mala de Julián fue cuando me di cuenta que todos estaban totalmente borrachos.


Me excusé para ir al baño y refrescarme un poco. Necesitaba recordarme que el día siguiente era un día importante y que no me podría pasar de copas como ellos. Necesitaba volver al orden.


Pero desde hace tiempo que mi cuerpo no reaccionaba como mi mente le decía, por eso fue que me dejé llevar cuando Julián me jaló saliendo del baño y me estrelló contra la pared del corredor.



Solté un gemido para nada digno de mí cuando sentí su mano derecha en mi cadera. Efectivamente me había pasado de copas y no me había dado cuenta. No estaba pensando bien, porque cuando me besó no lo empujé como se supone que debería, sino que me fundí en sus brazos y me dejé llevar por el beso.


Sentí como su lengua pedía entrada en mis labios y no se por qué carajos abrí la boca. Mañana me iba a arrepentir. pero hoy no. Algo así tuvo que dilucidar mi conciencia. No sé como un beso lento se convirtió en una calurosa besuqueada, pero sólo sabía que no quería que parara. No sabía que estaba mal conmigo, pero desde que conocí a Julián había algo que siempre me jalaba hacia él, una atracción insaciable.


Algo que a mí mismo me aterraba. Porque lo deseaba más que a nada en el mundo y los pequeños momentos como ese que tuvimos se me hacían eternos de aquella eternidad que es el paraíso del sueño y del deseo.


Pero al dia siguiente iba a casarme… y no con él.


La realidad me pegó como un tren.


¿Por qué no podía tener un final feliz? ¿Por qué tenía que hacerles caso a mis padres? No era lo que yo quisiera porque yo solamente quería estar con Julián y punto


Sollocé entre el beso haciendo que Julián parara.


-¿Estás bien? Yo… Yo no debí… lo lamento, Nico


-No- acerté a decir, haciendo que me mirara.


-No hiciste nada malo Juli, yo te seguí el beso…pero no podemos hacer esto.


-Lo sé


Julián juntó nuestras frentes de manera tierna y luego volvió a besarme


-Julián, nooo.


Él sólo sonrió y lo volvió a hacer. Y nuevamante y de nuevo, nos besamos incansablemente. Nos besamos decisiosamente hasta que me volví a perder como si no existiera nada más en el mundo que nuestrso dos cuerpos. Era increíble el poder que él tenía sobre mí.


Cuando por fin nos separamos para tomar aire, me abrazó y fue él, el que esta vez sollozó.


-No quiero casarme con Jessica, Nico no quiero.


Yo suspiré, sabía a donde iba esto, pero ya estábamos a nada de casarnos.


-No creo que sea decente decir que no


Él me miro a los ojos.


-No quiero casarme con ella, precioso, no con ella…


Lo miré.


-…pero contigo… - susurró un poco después, cosa que me hizo sonrojar incluso más que el “precioso”. Contigo sí.


Lo abracé con fuerza y duramos así unos buenos minutos hasta que cogí el valor de responder:


-Yo tampoco Juli, no quiero casarme con Angélica…sino contigo

Él me miró con los ojos aguados y luego me besó. Fue un beso diferente a los anteriores, lleno de felicidad y amor, pero a la vez de alivio y de tristeza. Uno que esperaba no volver a repetir, o al menos no en esas condiciones.

FIN


 

Por: Alicia García (2004)

Colombiana con alma de escritora, a Alicia le gusta mucho la música que cuenta historias a través de las letras. Dice que las melodías bien construidas también con capaces de contar historias a, igual que se cuentan cuentos a través de paisajes en el arte pictórico. Es estudiante de bachillerato y está próxima a graduarse para estudiar comunicación social.

Imagen: CottonBro



Comments


bottom of page