top of page
Publicar: Blog2_Post
Buscar

¿Estudiamos literatura para ser escritores?


Durante el comienzo de la carrera de Estudios Literarios en la universidad, me llamó la atención la inquietud ¿estudiamos literatura para ser escritores? Responder esa pregunta nos desafía.


Casi de manera unánime, los hombres y las mujeres que me dictaron clase, sostenían que no estudiamos para ser escritores, sino para ser Profesionales en Estudios Literarios. El poeta Augusto Pinilla me dijo varias veces: "si quieres ser escritor, escribe". Y eso hago.


Siempre quise ser escritor, incluso cuando creía que mi carrera sería la administración de justicia, cuando fui militar durante el servicio obligatorio o cuando cursé, durante varios semestres, la carrera de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales. Ahora sé que estudié para aprender a leer. A leer textos, a leer contextos y la vida misma.


Mi convicción se mantuvo incólume: quería ser escritor. Ahora, más de veinte años después, lo tengo absolutamente claro: ya lo era. Era escritor desde que estaba en el colegio, pero me faltaba vivir mucho. Y sobre todo, me faltaba pulir la experiencia de la escritura; labor que hago y haré siempre, incluso ante la aparición de las inteligencias artificiales. En la carrera, la maestría y la vida laboral, he tenido que leer todo tipo de libros, de documentos, he abarcado distintos enfoques disciplinarios, teorías. La semántica, la sociolingüística, la gramática, la semiótica me abrieron los ojos para ver mejor a la realidad. Para ser escritor, además de escribir, he tenido que vivir mucho, errar mucho, moverme en distintos ámbitos, conocer todo tipo de personas. Y sobre todo: leer, escribir y borrar mucho. Antes de que un cuento de mi autoría se ganara un concurso literario, en 2007, no había participado decididamente en ningún otro concurso, porque escribir para concursar no me apasiona. Entonces, cuando un cuento de mi autoría recibió el galardón en el Teatro Colón, comprendí que había asumido socialmente una responsabilidad: mejorar todos los días. Trabajar mi arte toda la vida.


En la institución donde realicé mi pregrado, los Estudios Literarios hacen parte de la Facultad de Ciencias Sociales. Estoy de acuerdo que el estudio juicioso de la literatura es un estudio científico. No obstante, el ejercicio de la escritura literaria corresponde más a las humanidades y es, a mi juicio, un ARTE. Arte es lo que escribo cuando escribo ficción y Ciencia es lo que aspiro a hacer cuando escribo un ensayo, por ejemplo. He escrito ensayos no literarios sobre diversas temáticas y me he especializado en la comunicación, las teorías de la comunicación, la publicidad y el impacto de los medios en la historia del ser humano. La literatura como arte y como ciencia, son disciplinas humanistas y ahora que las màquinas pretenden hacer el arte por nosotros, los humanos, me he motivado más a desafiarlas y si no, al menos a dar cuenta de lo que las máquinas hacen. Ahora estudio a las inteligencias artificiales, por ejemplo.


Lo que más me gusta es ejecutar el arte literario, porque allí encuentro el medio más eficaz y libre de expresión humana. Aunque aclaro, quisiera ser músico profesional porque la música es el arte mayor. En la literatura cabe todo, y eso es lo que pretendo. Busco darle música a mis letras y al mismo tiempo en un cuento, por ejemplo, puedo hacer una sátira social a la democracia, como en el cuento "Resiste" que comparto hoy con los suscriptores Premium de este sitio web.



Si quieres tenerlo completo, suscríbete a este sitio web gratis y envíame $15.000 pesos COP a mi cuenta de Nequi.


Si quieres suscribirte por TRES MESES para recibir TODO el contenido Premium a partir de ahora hasta el vencimiento de tu suscripción; hazlo a través del siguiente botón y envía tu comprobante de pago (PANTALLAZO) a elrelatodeldomingo@proton.me



Nos vemos, nos leemos, nos escuchamos.


 

Imagen: Cottonbro Studio



Comments


bottom of page