top of page
Publicar: Blog2_Post
Buscar


Mentes agobiadas

por un

vacío

sin sentido,

con prisa

vuelan

sin ningún cometido.


¡Oh qué triste es la vaciedad!

Precaria en lo más vital,

que al hombre consume

en su eterna oscuridad.


¿Qué es de aquel que se deja llevar

por la desesperanza y oscuridad?

¿Perdición, soledad, desequilibrio

o, deseo de salir con animosidad?


Si me lo preguntan: no lo sé.

Sólo diré que aprendí

a no dejarme caer.

A permanecer con las certezas

no de lo que sé

sino con las convicciones que decidí

para no dejar de crecer.


¡Oh qué triste es la vaciedad!

Precaria en lo más vital,

que al hombre consume

en su eterna oscuridad.


Un giro

se vislumbra,

tras el sosiego de una candela

que

a pesar de sombras

alumbra

a la humanidad

que se congela.


Rayos de esperanza

vagan por la inmensidad,

pero no hay quien alcance

los bellos haces de su bondad.

 

Autor: Juan Manuel Garzón Santafé

Juan Manuel es un joven religioso de la Orden de Agustinos Recoletos que tiene gusto por la música, la literatura y claro, la poesía. Estudió filosofía en el Seminario Mayor San Agustín de la misma Orden y actualmente se encuentra en el último año de Teología en la Universitaria Agustiniana. En el tiempo libre se dedica a leer y escribir sobre temas relacionados a sus estudios.

Síguelo en twitter como @_JuanMa182DT

Imagen: ArtHouse Studio

Kommentare


bottom of page