top of page
Publicar: Blog2_Post
Buscar

“Personas como Pablo y Clara, como Felipe, Catherina o Juanito. Todos ellos y tantos más, con sus ojos achinados, hacen que me pregunte si de verdad tienen un cromosoma más en el par 21 o nosotros tenemos uno de menos. Porque hay más autenticidad, empatía y felicidad en ellos que en la mayoría de las personas.” Mónica Rincón*


Me encontraba en un gran salón durante el lanzamiento de un libro, de un tema que me interesa: los niños con capacidades “especiales”, Quería contarle a mis tíos, que había más posibilidades para una persona “especial”, que limitarse a depender de sus padres, como le pasaba a mi prima, que, en la mitad de un embarazo normal y a causa de una peritonitis de la mamá, tuvo una lesión cerebral por hipoxia y luego un desprendimiento de retina. Estos acontecimientos le generaron discapacidades visuales y por el tipo de crianza que recibió de su padres, una serie de limitaciones intelectuales.


No conocía al autor del libro, suponía que era un médico o un psicólogo encumbrado. Escuché con atención a los asistentes del lanzamiento que el señor Pineda es un destacado profesor y psico-pedagogo. Me lo imaginé alto, serio y acartonado, quizá antipático y presumido. También escuché que había actuado en una película y que se había ganado un premio en el Festival de Cine de San Sebastián y pensé que, como se dice popularmente, se trataba de uno de esos personajes que “no caminan, sino levitan”.

Cuando llegó a dar su discurso, vi a un hombre cuarentón, de hablar lento, pero firme, un hombre serio con media sonrisa, ojos “achinados” y aquella profunda sabiduría que sólo se adquiere viviendo.


En ese momento, recordé a un grupo de “instagramers” que me han marcado: Pepita (@pepitamolafundacion), Marieta (@el.cromosoma.de.marieta), José María (@ponundownentuvida), los hermanos Mariana y Jaime (@marianadeugarte) las pequeñas Laurita (@lasmiguitasdelaura) y Loreto (@missloreto), a sus familias, a sus padres que les enseñan a vivir con normalidad en un mundo que los ve diferentes. Vinieron a mi mente la independencia de Collette (@colletteyscookies), una empresaria que a través de sus galletas deja huella, o de la belleza de Marian (@marianavilamodel), que como modelo, cambió la forma en que el mundo de la moda vio a las mujeres.


De Pablo aprendí, que no se es Down, ni se padece el síndrome de Down, sólo se tiene una condición distinta, como se tienen los ojos negros o el pelo crespo. Y de su libro, que es un tesoro, aprendí que son tan normales y tan diferentes como tú o como yo. Aprendí que crecen, aprenden, sufren, se enojan, se enamoran, tienen las mismas ganas de comerse el mundo que cualquier persona. Pablo pudo ser el primer europeo con Síndrome de Down en terminar una licenciatura. Cualquiera puede lograr lo que se proponga.


Cuando terminó de hablar, muchos, incluido Pablo, teníamos una lágrima en la mejilla. Me propuse llegar hasta donde estaba él y logré abrazarlo, conocí a alguien digno de admiración.


De Pablo aprendí que todas las personas tienen talentos
De Pablo aprendí que todas las personas tienen talentos


En ese momento desperté, solo era un sueño en el que conocía al gran Pablo, y claro, los personajes que nombro son reales, son niños, jóvenes y adultos que, con ayuda de sus familias, intentan normalizar su condición, una que no debería generar temor, en un mundo que, a veces, se muestra hostil con ellos y Pablo Pineda existe, es un español, famoso en su tierra y es todo lo que describo en estas líneas y mucho más.


Aprendí que nadie es más especial que nadie. De pablo aprendí que todos somos ESPECIALES.

 

Autora: Menna Navarro

*Prólogo escrito por Mónica Rincón, periodista de CNN Chile, para el libro “Niños con capacidades especiales (manual para padres)” de Pablo Pineda. Catalonia Ltda. Chile, 2017.

2 comentários


Sebastian Jimenez
Sebastian Jimenez
23 de out. de 2023

Excelente relato. Perfecto para socializarlo con mis estudiantes de neuropsicología infantil. A propósito recordé el local de Marcelita una emprendedora en el centro comercial Alfaguara en Jamundí, que vende delicioso jugo de naranja y que tiene SD. Da gusto verla trabajar.

Curtir
ElRelatoDelDomingo
ElRelatoDelDomingo
23 de out. de 2023
Respondendo a

Qué bonito comentario, gracias. Nos cuenta cuando lo comparta con los estudiantes. ❤️❤️❤️❤️❤️

Curtir
bottom of page